Recomendaciones para alojarse en un hostel

Image Recomendaciones para alojarse en un hostel

Para un viaje barato, buscar alojamiento en hostels o albergues juveniles es una buena opción. Dónde encontrar hostels, qué llevar y qué esperar para aprovechar la estancia y no llevarse sorpresas.

Muchos no entienden cómo un mochilero puede viajar con un presupuesto de 10 o 20 euros diarios para pagar comida, transporte y alojamiento, pero la explicación es sencilla: exprimir hasta el último céntimo y buscar lo económico. En vez de tomar un autobús, se camina, en vez de almorzar en un restaurante, se compra comida en un supermercado, y en lugar de reservar un hotel se busca alojamiento gratuito en Couchsurfing o, en su defecto, barato.

Los hostels ofrecen una cama desde 5 euros, dependiendo del país. Se puede encontrar uno por 10 euros muy cómodo y con desayuno incluido o uno por 25 con desconchones en las paredes y el baño de un color sospechoso. ¿Cómo acertar?

¿Hostelworld o Hostelbookers?

Lo primero es reservar, y lo más común es hacerlo por Internet. Las páginas más populares son Hostelworld y Hostelbookers. Hostelworld, en las primeras reservas, cobra un euro o un dólar por cada una, mientras que Hostelbookers es gratuito siempre, pero no da la posibilidad de cancelar una reserva desde la propia página.

Es muy importante tener en cuenta que, aunque el depósito del 10% que se paga al instante se hace en euros, libras o dólares, a la llegada al hostal hay que pagar en moneda local. No está de más llevar un poco de efectivo extra, porque a veces estos establecimientos cobran una fianza por la llave que luego devuelven, o una pequeña suma por el alquiler de las sábanas.

Cómo elegir hostel

¿Estamos buscando la opción más barata, o preferimos pagar un poco más y ahorrarnos disgustos? Depende del presupuesto y las intenciones de cada uno. En todo caso, es muy importante leer las opiniones –‘reviews’, suelen estar en inglés- de otros usuarios. A veces la mayoría dice que es un buen sitio y hay alguna opinión que cuenta historias horribles, otras veces es al contrario: lo mejor es escuchar lo que dice la mayoría. Hay que tener en cuenta que hay personas que esperan un alojamiento de 5 estrellas pagando 12 euros por noche y se decepcionan, y otras para las que un puñado de insectos en el armario no es ningún escándalo.

También hay que comprobar la localización. El hecho de que diga ‘céntrico’ puede significar cualquier cosa: uno de los aspectos valorados es su ubicación y también hay mapas, así que mejor comprobar si realmente está cerca del centro y si hay transporte público disponible y barato.

Otro factor importante es el horario de la recepción. Si no indica claramente ‘check-in 24 horas’ y se va a llegar más tarde de las 10 de la noche, mejor contactar con el hostel antes de reservar. Hay que levar encima, siempre, la dirección y el teléfono del establecimiento.

Qué llevar a un hostel

Los tres objetos de primera necesidad son, por este orden, una toalla, un candado y unas chanclas o sandalias. Casi ningún hostel ofrece toallas gratuitas, la mayoría ni siquiera las alquilan. Existen toallas de viaje que ocupan menos espacio en la mochila y se secan rápido. El candado es necesario para cerrar las taquillas con las pertenencias dentro, y las sandalias son una buena precaución cuando se comparte ducha con decenas de personas.

No está de más llevar unos tapones para los oídos, ya que se puede tener buena o mala suerte con los compañeros de habitación. También es una buena idea meter en el equipaje un saco de dormir –también los hay muy pequeños- por si no hay sábanas o mantas disponibles, o no son de nuestro agrado.

La mayoría de los hostels ofrecen alquiler de secador de pelo, así que es un artefacto pesado y grande que no hace falta llevar.

Precauciones de seguridad

Todos los que frecuentan los albergues juveniles han oído alguna historia de robos de mochilas, dinero o cámaras de fotos, pero también es cierto que muchas más personas pasan por estos hospedajes cada día, muchos sin prestar ninguna atención a la seguridad, y no les pasa nada.

No obstante, siempre es mejor comprobar que el hostel tiene taquillas –suelen ser gratuitas- para guardar nuestras pertenencias. Si es así, es totalmente seguro tenerlas allí aunque abandonemos la habitación.

Si no hay taquillas y se va a salir del hostel, siempre se puede dejar el ordenador o la cámara en la recepción. En cuanto al dinero, lo más lógico es llevar algo con uno mismo en un monedero interior y dejar parte en el hostal. En este caso, mejor que la recepción es la habitación, y una buena idea es repartirlo: parte en la mochila –cerrada con el candado, y metiendo el dinero en algún lugar poco habitual como la funda de las gafas- y parte debajo de la almohada o de las sábanas.

Ventajas y desventajas de alojarse en un hostel

La razón más común para hospedarse en un albergue es su precio, pero no es la única. La parte más positiva de este tipo de alojamientos es el sentimiento de comunidad que se crea, sobre todo cuando uno viaja solo. Con pasarse por alguna zona común, como la cocina o el salón, durante diez minutos, se puede salir con un grupo de viajeros dispuestos a compartir la estancia en la ciudad, o una cena, o si se prefiere unos minutos de conversación.

Otra ventaja es su localización. Muchos están en pleno centro, puerta con puerta con hoteles caros. Otros, sin embargo, tienen la ventaja de estar en lugares remotos, en medio de la naturaleza o en un pequeño pueblo en el que la única opción son costosas casas rurales.

Por otro lado, la estancia en un hostel supone una renuncia a la privacidad, el tener que soportar a gente con costumbres quizás demasiado distintas y no siempre respetuosas.

También hay que tener en cuenta que, por muchas precauciones que se tomen y por mucho que se compruebe antes, al final es una cuestión de suerte y puede haber alguna sorpresa desagradable: una ducha no demasiado limpia, unas paredes demasiado finas o un callejón ruidoso pueden fastidiar las vacaciones.

Pero, en definitiva, si se quiere estar como en la propia casa, quizás lo más adecuado es no salir de ella. O, si se tiene, pagar más.

(Fuente: GMT+100)

Haz tu reserva ahora!

Niños Bebes Anular